RESPETAR EL ARTE

Esta semana al calor de unos rones y después de haber hablado de música un rato, alguien me reclamaba con un acento que parecía más un reclamo que un cometario, sobre el porqué yo no cantaba si decía había organizado un evento de música y que tenía algunos conocimientos sobre el tema, y yo le contestaba que una cosa no implicaba la otra, además hablábamos de respetar el arte ya que no todas las personas saben cantar, una cosa es reconocer una buena voz y otra cosa es saber cantar.

Hoy, en medio de un dolor de cabeza producto de tan profunda disertación, me surgió una pregunta ¿Qué es respetar el arte? ¿Y qué implica? Ahora bien, lo que pretendo hacer a continuación es dar mi visión sobre la posible respuesta a una pregunta que tendría miles de matices para ser respondida.

Respetar el arte es (desde mi perspectiva) primero, es reconocer que el arte no es cualquier cosa que todo el mundo puede realizar, ya que se necesitan unas condiciones naturales e innatas y de conocimiento del tema que permitan hacerlo bien, no simplemente hacer por hacer, sino porque realmente se tiene un talento para ello. Segundo, tener la capacidad de ser lo suficiente sensato para saber si realmente se tienen las condiciones para hacerlo, de la misma forma para aceptar que no se tienen las capacidades para ser artista, más allá que emotivamente uno crea que lo hace bien, sino que objetivamente también pueda ser valorado como artista.
También hay que decir que para disfrutar del arte no necesariamente hay que tener vastos conocimientos sobre el tema, solo basta con poder y querer acceder al arte, ya sea escuchando música, viendo obras de arte (escultura o pintura) o disfrutar de una buena película que sea bien hecha, -que vaya más allá de decir groserías y esté plagada de malos actores con la escusa de mostrar la realidad del país- disfrutar del arte es casi un derecho pero crear arte es una capacidad que debe ser valorada y respetada como tal.

Y si se profundiza en la música como arte, y al buscar dar respuesta a la pregunta inicialmente aquí planteada, se abre un tema espinoso, ya que sin lugar a dudas la música es la más popular de las formas de arte por muchísimos aspectos, pero fundamentalmente por la difusión que recibe. Pero es precisamente por el hecho de ser tan difundida que no todo lo que se hace actualmente como música es arte, por muchísimos factores, como el surgimiento de nuevas tendencias musicales que no necesitan de grandes intérpretes con estudios musicales, sino que un programa de computador les hace el trabajo y ellos solo utilizan las herramientas que hacen dicho trabajo.

Así mismo, hay un factor que desde mi punto de vista ejerce muchísima influencia para el deterioro de la música como arte, es la posibilidad de acceder a “5 minutos de fama”, que permite buscar en el “arte” la salida de la pobreza y si a esto se le suma unas condiciones sociales y políticas que dificultan las posibilidades de hacer una carrera que permita hacerlo por medio del trabajo, aumenta la problemática del dinero fácil y se llega a la conclusión que la música comercialmente apoyada para generar consumo en las grandes masas se aprovecha de dichas necesidades para generar dinero a las empresas de entretenimiento. Para entender esto solo basta ver los “realitys” que promueven artistas en Colombia, que si se hace un análisis no muy profundo se percibe que quienes ganan estos concursos nunca triunfan realmente, el éxito se acaba dos meses después que finaliza el programa y esto realmente está contribuyendo al deterioro de la música como arte.

“Crear arte no es un factor comercial, sino es cuestión de talento”

Comentarios

  1. 1. No nos meta cuentos: el dolor de cabeza no es por la "profunda reflexión" sino por el exceso de ron. 2. Eso del arte es una cosa compleja: ahora cualquiera hace una babosada y se llama a sí mismo "artista". La columna de La Patria que escribí el miércoles pasado trataba sobre eso. 3. La gente que se presenta a los reality shows no quieren cantar, eso es puro cuento: lo que de verdad desean es esa fama que -como usted dice y por fortuna- es efímera. Como todo en la tevé. Y 4. Lo mejor para el guayabo es una cerveza fría.

    ResponderEliminar
  2. Pues me pareció la forma más cerativa para justificar tan desagradable sensación. Es mejor decir que me duele la cabeza por pensar que por borracho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario