FILIGRANA

Desde el mes de junio salió a la venta un trabajo instrumental de música andina colombiana (MAC) que me llamó la atención no solo por la calidad de interpretaciones, sino por varios elementos subyacentes que deseo compartirles hoy. 

El trabajo discográfico es del trío de Ginebra Valle del Cauca,  Ida y Vuelta, quienes son fruto del proceso de la escuela de música que nació a partir de dinámicas circundantes al festival Mono Núñez, Canto por la Vida. Pero que hoy tiene independencia total de quienes organizan dicho festival. ¿Pero, por qué señalo su procedencia? Porque en mi criterio ese es uno de los argumentos más valiosos que tiene este trío típico colombiano (Tiple, Guitarra y Bandola), dado que son consecuencia de procesos de formación en la MAC, conociendo el repertorio, los compositores y la historia, de ahí que en este bello trabajo llamado Filigrana, se note eso. Porque es innegable e inocultable el conocimiento de causa que hay en las interpretaciones y el concepto del trío como tal. Para comprobarlo solo hay que cruzar algunas palabras con cualquiera de sus integrantes e inmediatamente se percata uno que saben por qué hacen música, por qué son maestros de la escuela Canto por la Vida y hacia dónde quieren ir. 

Esto último, lamentablemente no se ve tanto como debería dentro de este género, ya que para nadie es un secreto que hay muchísimos grupos que se organizan para los festivales y al acabar de “festivalear” se desintegran. Quedando vacío el aporte realizado y los premios recibidos. Pero en el caso de Ida y Vuelta es diferente, porque ya han participado en muchos de los festivales, recibiendo reconocimientos. El más recordado, fue cuando ganaron el “Mono Núñez” en el año 2011, porque la celebración involucró a todos los integrantes de la escuela y a muchos de quienes admiran su labor. Teniendo como valor agregado que la celebración fue más especial porque “ganaron los de casa”.

Al escuchar minuciosamente Filigrana, uno encuentra algo muy interesante, es un punto de encuentro entre los tríos instrumentales del siglo XX y las composiciones contemporáneas. Dado que  forma intencionada realizaron la producción no solo con obras colombianas sino con obras de la música clásica, encontrando así en el disco interpretaciones como el Opus 9 Nº 2 de Frédéric Chopin y Vibraciones de Jacob do Bandolim. Tal como lo hicieran el trío Morales Pino o el Trio Guadalajara. Tal como lo señala el maestro Gustavo Adolfo Rengifo en la bella e ilustrativa presentación que él le realizó al disco.

Para terminar, quiero decir que me gustó muchísimo el nombre del disco, ya que el término FILIGRANA indica, dedicación, múltiples detalles y belleza, elementos que claramente se encuentran en esta producción discográfica que es muy agradable de escuchar, por la variedad de interpretaciones, así mismo por saber su procedencia, donde se demuestra la importancia de los procesos de formación dentro de la música tradicional de la zona andina colombiana. La invitación queda para escuchar este bonito trabajo musical que está llena de elementos valiosos para nuestra MAC.

Comentarios