VOCES FOLCLÓRICAS

La semana anterior, estuve en el concierto de navidad de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, un concierto maravilloso, que logró una sinergia entre el público y la orquesta que realmente encantador. El concierto abrió con la interpretación de la Misa Criolla, donde volví a ver una cantante boyacense muy joven, pero de amplio reconocimiento en el medio de la música andina colombiana (MAC), es Laura Chaparro, quien con una interpretación magistral y emocionante me inspiró para escribir sobre las voces que interpretan músicas tradicionales.

Quienes hemos tenido la oportunidad de escuchar, ver y analizar las nuevas tendencias de la MAC, encontramos varias formas de interpretación vocal, pero para nadie es un secreto que hay voces que cautivan más que otras, por encima de conceptos técnicos, de voces muy académicas, que en ocasiones no parecen estar en un concierto sino en un examen de canto lírico. Pero, ¿Qué hace que el público reaccione emotivamente con unas voces y con otras tenga otros criterios? Para mí, la respuesta es que hay voces en que las músicas tradicionales les suenan tan naturales, que les brotan como cualidad innata, y si a eso se le suma un componente académico donde logran implementar técnica a ese don natural, entonces ahí es cuando esas voces logran sacar reacciones aireadas y emocionantes de quien las escucha, como personalmente me pasa con varios intérpretes.

Dentro del proceso previo para escribir esta entrada, desde hace unos días vengo recordando voces que me permitan darle forma a la idea que quiero expresar. Ahí recordé a un cantautor (también boyacense) que he denominado la voz del bolero dentro de la música andina colombiana, es Iván Horacio Borda, quien en el disco que hace unos meses lanzó “Filin Colombiano” logra poner en dialogo dos músicas latinoamericanas no solo desde lo musical sino en la forma de cantar. Porque suena igual de agradable un bambuco o un bolero por la forma de interpretar. Sobra decir que es un trabajo musical muy recomendado para escuchar muchas veces.

El problema de las voces extremadamente académicas, entiéndase líricas, es que muchas veces por las características propias del canto lírico, cuando cantan músicas tradicionales hay momentos en que las palabras no se entienden porque hay demasiada técnica en la proyección de la voz como tal, y como las obras no fueron necesariamente compuestas para este tipo de voces, queda cierto sin sabor porque hay algo que faltó en la interpretación como tal.

Por fortuna, en este momento hay una cantidad de artistas que sus voces si bien tienen un componente académico, siguen haciendo vibrar el público porque tienen la capacidad de no perder la esencia popular y emocional de las músicas tradicionales. Y por eso logran gran reconocimiento. Gracias a cada uno de ellos por mantener la emoción interpretativa de nuestras músicas, sosteniendo un alto de nivel vocal y con esto motivan a otros a hacer lo mismo.

Comentarios

  1. En el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domindo:
    Estuvo magnífico Maestro. . . Gracias . . !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario