SUPERAR LA QUEJA

En los últimos meses he notado que en el medio de la Música Andina Colombiana (MAC) se están presentado dos cosas diferentes  y contradictorias pero que finalmente enriquecen el debate y la difusión de nuestras músicas. Y es sobre ese tema quiero compartir mis perspectivas. Es un tema que puede resultar espinoso y polémico, pero quiero dejar claro no es ningún ataque personal o por el trabajo de alguien. Solo son perspectivas subjetivas que hago como persona que escucha música andina colombiana permanentemente.

La situación es la siguiente: Aun hay un grupo de compositores, intérpretes y difusores de la MAC que critican, opinan, y hacen publicaciones en redes sociales, del porque esta música no suena en las emisoras comerciales, que por qué está relegada a las emisoras de interés público y cultural solamente. Situación que viene repitiéndose por años, y que para ser sincero considero que es un problema que no se solucionará jamás. La música andina colombiana difícilmente sonará en las emisoras comerciales. Pero para nadie es un secreto que la radio no es el único medio para difundir cualquier propuesta musical. Es más, me atrevo a decir que ya no es el principal medio para escuchar música. Pero desafortunadamente aún hay personas que parecen que no lo han descubierto o que por estar buscando peleas inhertes con los gigantes de la radio comercial se niegan a buscar otros espacios. Esta es la primera situación que quiero plantear.

La segunda situación que contrasta y hace todo lo contrario que lo anterior. Es un grupo (que va en aumento) de artistas y compositores que descubrieron que para visibilizar el trabajo hay que difundirlo por distintos medios, invirtiendo en la producción de videos, subiendo sus canciones a plataformas virtuales como iTunes, Spotify o Deezer, entre otras tantas. Son muchos los intérpretes y compositores que están echando mano de las herramientas tecnológicas actuales para mostrarse más allá de la radio. Grupos como Itinerante de Bogotá con su versión del conocido pasillo del maestro Lucho Bermudez Huracán (https://www.youtube.com/watch?v=H6voqMPeqsU) o como Hato Grande de Antioquia que subió su trabajo discográfico a Spotify, solistas como Maria Cristina Plata que comparte su trabajo en cada plataforma, también el reconocido dueto Primavera del departamento de Boyacá acaba de lanzar su video El Raquireño, (https://www.youtube.com/watch?v=zQMq5f_BCu0 ) haciendo todo un esfuerzo por producir un video bueno, sin esperar lo que salga de los eventos en los que participan. Compositoras como María Isabel Saavedra quien comparte permanente su trabajo en distintas plataformas y redes sociales.

El compartir el trabajo en espacios virtuales de manera permanente y con distintas obras garantiza que sean escuchados por distintos públicos.

Como conclusión deseo hacer una la invitación respetuosa a superar la queja y a dejar de esperar que pase lo que no ha pasado en los últimos 30 años, el mundo de hoy está brindando diferentes herramientas de fácil acceso y no muy costosos para producir audio y video de calidad, así mismo, cada vez hay más posibilidades para la producción independiente. Porque resulta facilista esperar a sonar en la radio en vez de invertir en producción, tomarse el tiempo de subir lo que se hace a las plataformas y permanecer en contacto con la gente más allá de un festival.

Comentarios