AL MÁS GRANDE DE TODOS

Esta semana después de escuchar el bambuco del maestro John Jairo Torres Delapava, llamado Mis Deudas, el cual habla de alguien que debe canciones a diferentes aspectos de la vida y a diferentes personas, me puse a pensar que yo debía una entrada en este blog (entre muchísimas otras que debo) al que considero el compositor más importante de la música andina colombina y uno de los más importantes -si no es el primero- de las músicas colombianas, es el maestro José Alejandro Morales nacido el municipio de Socorro (Santander) el 19 de marzo de 1913 y murió en Bogotá el 22 de septiembre de 1978.

La importancia del maestro José A, reside en que le tocó vivir en un contexto político complicado del país en donde era espinoso hablar de ciertos temas, pero él de manera sutil logró hacer denuncias como es el caso del Corazón de la Caña, un bambuco que narra de forma implícita una masacre de corteros de caña, así mismo la obra del maestro reviste unos elementos de identidad nacional desde algunos objetos, como es el caso de dos bambucos hermosísimos que hablan de valor cultural del tiple, estos son: Un tiple y Un Corazón y Viejo Tiplecito ambas canciones muestran al instrumento típico colombiano como un acompañante tanto de las serenatas más románticas, como de los procesos de revolución comunera, la frase de “Un tiple y un Corazón” “mis saberes son un tiple y corazón pa’ templarlo” plantea todo lo que este instrumento netamente colombiano significa para la zona andina colombiana, en especial para todos los que son cercanos a su música.

El maestro también escribió una de las más reconocidas canciones del repertorio de la zona andina colombiana Pueblito Viejo, este Vals es la representación del pensamiento de todos aquellos que nacieron (y nacimos) en una ciudad pequeña pero muy acogedora en cual se tejen miles de historias en un pequeño espacio y por ese motivo es que tuvo tanto éxito. Así mismo una composición como Bambuquito de mi Tierra es otra declaración de amor al lugar donde se nació, es que el maestro escribió muchas canciones a lugar donde se nace que tantos afectos genera.

Pero sin lugar a dudas el maestro le escribió de forma especial las mujeres ya sea por amor o desamor, algunas de las más conocidas canciones de amor son María Antonia, Campesina Santandereana. Aunque pareciera que el maestro sufrió muchas penas de amor, toda vez que las composiciones a la perdida de amores son bastantes y muy bellas tal es el caso, de Soberbia, Cenizas al Viento, Recordar es Sufrir y mi favorita Prefiero no Verte, entre otras más. la forma del escribir al desamor como lo hizo el maestro es una lecció para los nuevos compositores de todos los géneros musicales que aveces por expresar el dolor se olvidan de expresarlo en buenas palabras.

Por todas la canciones mostradas anteriormente y por muchísimas composiciones más, por la forma de escribir, por el aporte hecho a la MAC, porque definitivamente sus canciones siempre estarán presentes tanto en los más tradicionales, como en los más contemporáneos de la música andina colombiana, -por esto mismo se han hecho versiones contemporáneas de las canciones de José A Morales que garantizan la vigencia de su obra- es que el maestro es el más grande de la música andina colombiana.

POR TODO ESTO Y MUCHO MÁS INFINITAS GRACIAS AL MAESTRO JOSÉ A

Comentarios