¿Y DONDE QUEDÓ EL FOLCLOR?

Hoy quiero plantear una preocupación que traigo hace unos tres años y que quiero compartir para sí es posible iniciar un debate que permita ampliar algunas visiones sobre ciertas expresiones del folclor de una determinada zona del país.

Mi preocupación tiene que ver con uno de los festivales folclóricos más importantes que tiene Colombia, es más, me arriesgo a decir que es el que más publicidad tiene y es uno de -si no es el que más- los que más recibe recursos del gobierno. Estoy hablando del Festival de la Leyenda Vallenata de Valledupar, la preocupación está referida en algunos invitados “especiales” que tiene el festival, que desde mi perspectiva poco tienen que ver con un festival folclórico de la importancia de la Leyenda Vallenata.

Los invitados “especiales” son Marc Anthony, Pipe Bueno y Dragón y Caballero (grupo de reggaetón) los cuales más allá que me simpaticen o no, creo que no son para presentarse en el marco de un festival folclórico en este caso de vallenato, toda vez que el objetivo de este tipo de festivales y concursos es promover las expresiones autóctonas de una determinada zona del país, y tomando en cuenta que el vallenato es la expresión más popular del folclor colombiano no solo a nivel nacional sino internacional, creo que poco necesite “ayudarse” con artistas que no sean del género ya que tienen cantidad y calidad en sus intérpretes para hacer un gran evento que les genere dinero y reconocimiento, que parece que es lo que buscan con invitados como los mencionados anteriormente.

Pero alguien puede preguntar: ¿Y por qué le preocupa? La respuesta es sencilla, porque soy un convencido que el folclor colombiano es diverso y que tiene el nivel suficiente para tener un espacio propio en la medida de ser capaz de generar un evento que tenga la misma difusión en medios de comunicación como lo tiene “La Leyenda Vallenata” sin necesidad de meter a la fuerza grupos que se ven descontextualizados de géneros lejanos a los puramente a un festival de esa índole, es como si a un Rock al Parque se llevara un grupo de música andina colombiana por más bueno que sea, es obvio que no es el espacio para hacer difusión del folclor andino ya que el fin del un evento como Rock al Parque es para los amantes del Rock y es su espacio de difusión y expresión y un grupo de un genero diferente al allí propuesto estaría fuera de contexto.

Con todo lo anterior no estoy plantando una xenofobia que encierre el folclor colombiano en los festivales, me gusta que haya contactos entre el folclor y otros géneros musicales, tal como va a pasar en el próximo concierto del roquero español Joaquín Sabina en Bogotá, donde el telonero va a ser un grupo de música andina colombiana muy bueno, pero creo que un festival folclórico debe ser respetado en su visión original, otra cosa muy diferente es hacer conciertos que no estén en el marco de ningún evento con fines de difusión de las expresiones autóctonas, sino que sea una forma de mostrar lo que hay en un género autóctono pero que no se presente como un festival determinado sino que sea un evento.

Como conclusión quiero expresar mi molestia por ver como se pierde la importancia folclórica de un festival como el de Valledupar por mostrarlo como un evento más, como un concierto más, olvidando la riqueza cultural que este tiene.

Comentarios