¿RESCATAR LA MÚSICA ANDINA COLOMBIANA?

Este fin de semana estaba viendo en televisión un grupo de música andina colombiana que me encanta, del cual se ha hablado aquí en diferentes oportunidades Ensamble Oí, se estaban presentando en un programa llamado “Como en Casa” del canal TV Colombia, cuando apenas el grupo terminó una sus canciones uno de los presentadores, Carlos Calero, le preguntó al grupo visiblemente sorprendido “¿Ustedes por qué quisieron rescatar la música andina colombiana?" Lo cual me generó una molestia y una inquietud tal, que hoy quiero escribir sobre lo que considero significa “rescatar” para el caso se la MAC.

Empecemos por lo que significa rescatar según un diccionario cualquiera: “Recuperar una cosa que se había olvidado o perdido” inmediatamente me doy cuenta del error garrafal del presentador, ya que la MAC no se ha perdido y menos ha desaparecido, tomando en cuenta que en estos 200 años en los cuales ha existido la MAC nunca se ha dejado de hacer, por lo tanto no hay tal recuperación de lo perdido, lo que sí se puede definir con la pregunta del presentador es el concepto de desconocimiento, toda vez que este personaje no se ha dado cuenta que la música andina sigue vigente, una cosa es que él no la escuche y otra muy diferente es que se haya dejado escribir, componer e interpretar los aires típicos de la región andina colombiana.

Sin querer abordar temas que ya se han pasado en este blog, pero hay que decir que con la pregunta poco inteligente del presentador volvemos al problema de la difusión, pero para el tema que hoy se está planteando rescatar la MAC significa que salvarla de los que la desconocen y la encasillaron en contextos rurales, esto significaría rescatar la conciencia musical como forma de encontrar algo de identidad nacional, también habría que decirlo como dijo Fáber Grajales –tiplista de Oí- “Dejarse rescatar de la música andina colombiana” esta acertada frase del maestro Fáber, resume lo que hay que hacer por y con la MAC que es conocerla para darse cuenta de su riqueza histórica, de su calidad musical y de su diversidad cultural.

Son muchas formas de “rescate” que pueden ser propuestas, la primera: como anteriormente se expresó es rescatarla de los prejuicios sustentados en el desconocimiento, el segundo rescate es de la minorías intelectuales que la ocultaron bajo algunos argumentos académicos que no han permitido hacer la difusión necesaria para que se reconozca verdaderamente su valor, y finalmente hay que rescatarla de quienes aun desean que se sigan narrando las historias bucólicas y tradicionales de los años 50, en otras palabras a la MAC hay que rescatarla de quienes no la ven como interpretación de la realidad contemporánea del país, rescatarla de mucho de nosotros, no es rescatarla de ella misma.

Como conclusión, puede decirse que rescatar la MAC no es sacarla de algún espacio recóndito de la historia colombiana, como erróneamente personas como el presentador del mencionado programa quiso mostrarla, sino hay que “rescatarla” precisamente de ese tipo de visiones que realmente son las que le hacen daño a lo que hoy se construye en la música andina colombiana.

Comentarios