MONO NUÑEZ PARA TODOS

Hoy quiero expresar una de las muchas ideas que tengo después de estar en la versión número 36 del Festival Mono Núñez en el cual tuve el placer de encontrarme con mucha gente querida y admirada además de llevarme la agradable sorpresa de descubrir algunos lectores de este blog.

La primera en esta idea que quiero expresar no solo una preocupación generada por ver algunos sucesos, sino que hoy quiero ser la voz de  aquellos que no distinguen un bambuco de un pasillo, conocen muy pocos grupos, pero viven con intensidad todo el Festival Mono Núñez, disfrutan del festival de la plaza como pocas personas lo hacen, y que este año se vieron directamente afectados por un hecho que no solo despertó las molestias de ellos sino de muchísimas personas más entre las cuales me incluyo.

Lo que sucedió es que por primera vez se cobró la entrada al festival de la plaza el cual desde el año anterior se hace en un sitio llamado el parque de la música que incluso hablé muy bien después de conocerlo, es más, con esa entrada inicié este blog, porque era un punto de abrir la música andina colombiana para que todos puedan acceder a ella, pero este año los dos primeros días cobraron la entrada a $2000 y el domingo a $4.000 que si bien es poco dinero, -aunque les moleste a algunos- eso es “privatización de la cultura” porque para acceder a una manifestación de alto nivel cómo las que se ven en Ginebra hay que pagar, además, que si se analiza cada uno de los eventos del festival para todos hay que pagar. Lo cual puede interpretarse como la privatización completa del festival de música andina colombiana, sin lugar a dudas esto le hace un daño tremendo a la MAC porque personas como las que me expresaron su insatisfacción se ven excluidas a las criticadas “casetas” que ponen diferente a la MAC que tanto critica la organización del festival, y muchas veces ni siquiera entran a esos lugares sino en una calle mirándose las caras al calor de unos aguardientes.  Además otro de los atropellos sufridos fue que no se permitía entrar licor al Parque de la Música lo cual convertía al “gran Parque de la Música” a un bar de carácter privado toda vez que se cobra un “cover” y no se permite el ingreso de alcohol porque adentro se vende pero mucho más costoso. Las personas que hoy represento me preguntaron ¿Y a eso le dicen patrimonio cultural de la nación?  La verdad preocupa muchísimo que se esté privatizando la cultura de esa manera.

Si bien los concursos folclóricos en Colombia no reciben mucho dinero del estado, hay que decir que el Mono Núñez recibe más dinero que otros del mismo género musical, además de contar con patrocinadores fuertes como la industria de licores del valle, -que poco dinero no les debe dar- por eso me parece algo injusto con el folclor que busquen obtener dinero en todos los eventos, es necesario permitir que quienes no pueden pagarlo todo disfruten porque eso se está alejando a la gente joven que le gusta ir pero que no tiene la capacidad de pagar más.

Por todo lo anterior, con el uso de la voz de aquellos que el festival relegó por no querer pagar por acceder a la cultura, por todos aquellos que los dejaron por fuera de una de las mejores fiestas populares que tiene Colombia, por ellos, espero que el año siguiente si se piense en la MAC, en la difusión y no en ganar dinero a toda hora. 

Comentarios

  1. Lo realmente preocupante es la cuestión del trago.

    ResponderEliminar
  2. Primero quisiera felicitar a Andrés por la valentía que tiene la expresar esta posición que, por demás, tiene toda la validez.... Es claro, como él lo expresa, que se necesita dinero para llevar a cabo festivales de este tipo, pero me uno a la voz de todas y todos aquellos que se les negó la entrada con la barrera del dinero; y que lo más probable es que muchas familias que por años han asistido al festival, esta vez no fueron sencillamente porque no tenían dinero, y así se pierde difusión y el derecho a la recreación....
    Gracias....
    Uchi!

    ResponderEliminar
  3. Gracias hombre Uchi, lo que más preocupa es que este tipo políticas de privatización paulatina, alejan la gente joven de la MAC y aunque hay jóvenes intérpretes el público joven se va a ir perdiendo porque espacios como es festival de la plaza es el punto de encuentro de muchos ya que son pocos los que asisten a los conciertos dialogados que serían una herramienta excelente para aprender un poco más, pero son muy costosos, de esta manera como usted dice, el dinero es una barrera para accder a la cultura.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario