POR ESTO FUE....


En los últimos meses en los que he tenido la oportunidad de compartir en diferentes espacios académicos formales e informales mi pasión por la música andina colombiana (MAC), y hay una pregunta que es ya una constante pero que en ningún momento me molesta, es más, me parece normal porque a quienes no conocen de la MAC les parece extraño que a alguien relativamente joven le guste este género musical y por eso muchísimas veces me han preguntado ¿Por qué escuchas esa música?  Por eso, hoy quiero contar de forma resumida estos 12 años de escuchar MAC desde cuando encontré el primer CD en mi casa hasta hoy donde la música de región andina colombiana me rodea muchos campos de mi vida.

Pues bien empecemos, todo empezó más o menos cuando estaba en el colegio, cuando encontré un cd de música andina colombiana y lo empecé a escuchar mucho, bueno adicional a eso y casi paralelo tenía un interés por la historia de esta región del país que sin lugar a dudas está muy anclada a la música, además que por ese interés fue que desde muy niño me ha gustó trovar y hoy en día cuando tengo la oportunidad en ciertos espacios lo hago para divertirme un rato.

Posteriormente cuando mi interés se incrementó después de escuchar cientos de veces ese primer CD empecé a buscar esta música en casa de amigos y familiares, cada que veía un CD o cassette donde hubiera bambucos, pasillos, etc. Lo pedía prestado, obviamente mientras que escuchaba los aires de la región andina escuchaba otras músicas por ejemplo la ranchera mexicanas, la trova cubana, rock en español y otros géneros musicales más pero con la MAC empecé a conocer un poco más.

Si bien hubo una época que fui amante de la propuesta musical de Silvio Rodríguez y de la canción protesta en general en lo que llamo con cariño un hipismo primitivo, porque no fue muy radical, pero la MAC siempre estuvo ahí en ocasiones por ejemplo en fincas o cuando estaba escuchando música solo algunos bambucos y pasillos se atravesaron en medio de tanta trova cubana y cuando estaba en espacios con personas que no gustaban de ninguno de los dos géneros llegué a escuchar en muchísimas ocasiones los inicios de la música popular, y no tengo problema en admitir que me gustaba, pero afortunadamente entrar en el extenso mundo de la música andina colombiana me enseñó a escuchar mejor y a darme cuenta de la pésima calidad de lo que hoy es mal llamado como “Música Popular”.

Pero fue en los últimos 4 años después de ir por primera vez a un festival Mono Núñez en un viaje que parecía una aventura detrás de un sueño, toda vez que en ese momento no sabía ni donde quedaba Ginebra –Valle (municipio colombiano donde se hace dicho festival) y tampoco tenía una casa u hotel donde llegar, pero una vez estando allá y ver los grupos de cerca y comprender la variedad de posibilidades instrumentales y vocales que tiene la MAC que me apasioné después seguí asistiendo y empecé a asistir a otros festivales y concursos que ratificaron el gran valor que tenía la música andina colombiana en mi construcción personal y profesional.

Cuando hago el análisis de mi situación actual frente a la MAC, descubro que ahora estoy convencido del valor contemporáneo de nuestra música andina toda vez que logré encontrar lo urbano en una música que muchos la daban por perdida en los hechos rurales de antaño. Además de encontrar ese elemento que me hace convencido de lo contemporáneo también opté por difundir precisamente ese valor urbano de lectura de la realidad de la zona andina colombiana. Esa difusión no solo está sustentada en el ejercicio de este blog, sino en tertulias con gente joven, algunas charlas sobre los cambios musicales del mencionado género musical y por supuesto en la investigación que hago desde la sociología para explicar los cambios sociales de la zona andina colombiana a partir de los cambios del bambuco en los últimos 20 años.

Es por todo lo anterior y por muchísimas anécdotas y argumentos más, es que terminé enamorado de la música andina colombiana, y por lo que parece esta pasión va para largo.

Comentarios

  1. PUES CON ORGULLO LO DIGO, CONOZCO A ANDRÉS HACE AÑOS Y HE SIDO TESTIGO DE SU RECORRIDO POR LA MAC Y DE SU PASIÓN POR EL CUENTO, LO CUAL ES ADMIRABLE.... TAMBIÉN SE LE RESALTA EL DESOCUPE PA´ IR A TODO EVENTO QUE LO INVITAN jajajajjajaaja.... Y A MI ME GUSTA LA MAC, Y LA ESCUCHO POR CUENTA DE ESTE BLOG Y DE SUS TERTULIAS....
    Adelante Andrés....
    Uchi!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario