Otro que dejan ir.


Con sorpresa y preocupación recibo la fatal noticia de la cancelación del festival de Jazz de Manizales para el presente año, la verdad me parece que eso que muchos se precian de decir a boca llena que Manizales es una cuidad cultural nos quedó grande y es pura pantalla como muchas de las cosas que se dicen de la ciudad.

La preocupación radica en ver como la administración municipal cada vez va acabando con las expresiones culturales de la ciudad que con tanto esfuerzo se construyeron, y en menos de un año ya han desaparecido dos de las más importantes, primero fue la orquesta sinfónica y hoy un festival que contaba con renombre nacional e internacional, como prueba de esto era la múltiple participación de grupos no solo colombianos sino extranjeros. Pero lo importante no solo es que vengan personas por fuera de la ciudad, sino la posibilidad de desarrollo cultural que genera un festival como este para Manizales, dado que forma un público además de ser fundamental para que los músicos de la región tengan la posibilidad de conocer las tendencias dentro del género, es decir, que mejora la calidad de los músicos y los prepara para poder competir en el mundo laboral a nivel internacional.
Pero mientras que en Manizales se siga pensando que la gente joven solo puede trabajar en call center y que la cultura no es fuente de ingresos, estaremos condenados a ver solo conciertos de Johnny Rivera, que como son masivos, si le producen muchos ingresos al municipio por cuenta de los impuestos y del consumo de licor.
La situación preocupa aun más al pensar en el futuro de otras actividades culturales de la ciudad como el festival de teatro, que cada año trabaja con las uñas para darle a la ciudad una excelente oportunidad de acceso a la cultura y de promoción del teatro que se hace en la ciudad.

Como van las cosas Manizales va a perder todas las posibilidades de generación de cultura y de dejar de ser una ciudad pequeña, ya que si no se promueven eventos ni actividades de carácter cultural se caerá en un estancamiento más fuerte que en que vive.
Es por todo lo anterior que este artículo pretende ser una queja expresa contra las autoridades, para que no haya que rogarles que apoyen la cultura, sino que se convierte en una forma de exigirles respeto por la ciudad y que vallan más allá de los call center. Ya que el público manizaleño merece respeto, porque los eventos si tienen asistencia, sino que no hay voluntad política para realizarlos. Y con estos antecedentes ¿Quién es capaz de realizar un festival de música andina en esta ciudad? Nadie, o por lo menos yo ya no me animo.

Comentarios

  1. Ésta es la solución, Pelusa: http://www.lapatria.com/Noticias/ver_noticiaOpinion.aspx?CODNOT=73746&CODSEC=13

    ResponderEliminar
  2. Pues va a tocar, porque eso de ciudad cultural esta maravilla de alcalde debe creer que es por hacer la feria y producir cultura de contestar llamadas internacionales por medio de un Call Center. Curiosa visión de la cultura en la alcaldía, eso pasa por seguir elegiendo el cemento y las armas por encima del cerebro

    ResponderEliminar

Publicar un comentario