EL POETA BAMBUQUERO

Hoy quiero hablar sobre uno de los compositores de música andina colombiana más importantes del siglo XX, no solo por la calidad sino por una particularidad que sin duda enriqueció la música andina colombiana, no era músico. Este es un homenaje que desde hace tiempo deseaba realizar toda vez que considero su obra como una influencia fuerte en mi proceso de acercamiento a la música andina colombiana.

Es el gran maestro pereirano es Luis Carlos González Mejía compositor de una de las canciones más recordadas “La Ruana” pero con una infinidad de composiciones sobre diferentes temas como el amor, el desamor, la tierra, la región y en muchas canciones combinó los temas como por ejemplo “Amor Montañero” o “Muchachita Pereirana” por mencionar solo dos, ya que versatilidad del maestro le permitió escribir al amor desde historias picarescas como “Aventura” y canciones tan melancólicas como “Ajena”. Pero todas estas composiciones coinciden en un lenguaje especial que muchas veces permite reconocer que son escritas por el maestro González con solo escucharlas la primera vez, esto significa que al igual que los grandes maestros de la música y del arte en general tiene un estilo propio que le da una identidad a su obra.

Al principio se hablaba sobre que la particularidad del maestro era no ser músico, ya que solo escribía sus canciones y se las pasaba a diferentes músicos para que les pusieran música a sus versos, por eso muchos lo llamaron el poeta, ya que él fue un gran escritor, en el libro “Artesano de Versos” publicado por Fiducafé en el año 1995 recogen muchos de los poemas escritos por el maestro, algunos de ellos posteriormente fueron convertidos en bambucos como es el caso de Aventura (uno de mis predilectos) que primero fue poema y después el maestro Gustavo Adolfo Rengifo le puso música.

La obra del maestro está en un punto de transición entre lo rural y lo urbano, especialmente sus canciones hacen referencia un contexto rural, pero el maestro vivió en una ciudad como Pereira y también se encuentran canciones a la ciudad como tal, lo cual hace visible la transición que viene sufriendo la música andina colombiana y el maestro fue uno de los gestores de dicha transición que hoy se ve mucho más clara.

Cada año en la ciudad de Pereira se hace un homenaje al maestro, el Concurso Nacional del Bambuco Luis Carlos Gonzales, el cual aparte de ser uno de los concursos más importantes de música andina colombiana, mantiene viva la obra del maestro González, volviéndola contemporánea por medio de los arreglos que se le pueden hacer en la actualidad y de esta manera conservar la tradición oral representada en la obra del maestro.

Este fue un pequeño agradecimiento al maestro, por todo lo que le dejó a la música andina colombiana y especialmente al eje cafetero ya que en cada una de sus canciones está plasmada la identidad cultural de dicha zona, aunque el maestro murió en 1985 a los 77 años, ojalá que su obra siempre esté viva para poder buscar y ver rasgos de un poco de identidad nacional.

Comentarios